Lesión del Ligamento Cruzado

Se lesiona por traumas directos en la rodilla o más frecuentemente indirectos como giros forzados, generalmente durante la práctica de actividades deportivas de contacto como futbol, baloncesto, o deportes con posibilidades de rotación severa de la rodilla, como esquiar en agua o nieve, o también como consecuencia de accidentes en vehículo automotor; moto o carro.

¿Como se tratan las lesiones del Ligamento Cruzado Anterior?
En personas jóvenes, activos físicamente y en el deporte, se recomienda la reconstrucción del ligamento cruzado anterior. El tratamiento sin cirugía, solo con fisioterapìa es controvertido, por algunos aceptado como único tratamiento. Sin embargo, al parecer, una reconstrucción combinada con un buen programa de rehabilitación ofrece los mejores resultados.

Cicatrices mínimas luego de la reconstrucción del ligamento cruzado anterior por artroscopia.

¿Como podemos manejar por artroscopia las lesiones del ligamento cruzado anterior?

Contamos con la tecnología para realizar la reconstrucción del ligamento cruzado anterior a través de incisiones mínimas, bajo visualización artroscópica, facilitando en forma significativa la recuperación y un rápido reintegro a las actividades normales de los pacientes.

Para la reconstrucción artroscópica del ligamento cruzado anterior, tomamos tejidos del mismo paciente llamados injertos, y utilizamos instrumentales especiales de alta tecnología, que permiten realizar la cirugía bajo visualización artroscópica. Para reconstruir el ligamento cruzado podemos utilizar dos tipos de injertos:

1. Los autoinjertos:
Son porciones de tejido del mismo paciente. Los más utilizados son:

Hueso – Tendón – Hueso Patelar: Se obtiene de la porción central del tendón patelar en la parte anterior de la rodilla.

Tendones Recto Interno y Semitendinoso o Hamstrings: Se encuentran en la parte posterior del muslo, y se obtienen por una incisión quirúrgica en la parte anterior de la pierna.

2. Los Aloinjertos:
Son porciones de tejido tomado de humanos fallecidos que donan sus tejidos. Tienen un proceso de preparación y conservación especiales en Bancos de Huesos y Tejidos que cuentan con la tecnología suficiente para una utilización segura de los mismos. Son una buena opción para algunos pacientes.

Cualquiera de los injertos anteriormente descritos, son muy buenos para reconstrucir el ligamento cruzado anteiror, con buenos resultados. Escoger uno u otro depende de la experiencia del cirujano y condiciones especiales de algunos pacientes o tipo de deporte que practican.

La toma de estos injertos es segura, y los sitios de donde se obtienen cicatrizan de forma adecuda.

Ligamento Cruzado Anterior Roto.
Ligamento Cruzado Anterior Reconstruido.

¿Como se reconstruye el Ligamento Cruzado Anterior?
La reconstrución del ligamento cruzado anterior es un procedimiento en el que se reemplaza el ligamento roto por un tejido nuevo.

Los injertos se preparan de una forma especial y se introducen en la rodilla a través de túneles que se hacen en la tibia y el fémur con guías especiales. Una vez el injerto es introducido en la rodilla se utilizan sistemas de fijación como tornillos de interferencia que van a mantener el nuevo ligamento en su sitio mientras este cicatriza y se integra a su sitio original. Estos sistemas de fijación son lo suficientemente resistentes como para permitir una Fisioterapia precoz adecuada, que facilite el pronto reintegro a actividades laborales y deportivas.