Que son los meniscos?

Son estructuras cartilaginosas, en forma de media luna o medio disco, que se encuentran sobre la superficie de la tibia y se articulan por su  cara superior con los cóndilos femorales, se adaptan a su forma curva y de esta manera ayudan a dar estabilidad a la rodilla,  se comportan como “amortiguadores”. Los meniscos ayudan a que las cargas que soporta la articulación durante la marcha y múltiples actividades físicas, de disipen, se distribuyan,  y de esta manera no sean transmitidas con tanta intensidad al cartilago hialino articular que recubre los huesos (femur – tibia- rótula) de la rodilla.  Si no tuvieramos meniscos todas las cargas se trasnsmitirían directamente al cartilago articular, que se comporta como el “caucho de la llanta de un carro” y este se desgastaría más rápido; como un carro sin amortiguadores. Tenemos dos meniscos: Menisco Medial o Interno y Menisco Lateral o Externo.

Foto a: Rodilla derecha vista de frente. Se señalan diferentes estructuras de la rodilla como los Ligamentos Colaterales y se específican los huesos que conforman la articulación: Fémur,  Tibia y Rótula.  Se señala la ubicación de los Meniscos Externo (Lateral) e Interno (Medial)

Foto c: Fotografía del Menisco Lateral de una rodilla derecha, como se ve en una artroscopia de rodilla. Se señala el Fémur, la Tibia y se observa el cartílago sano que recubre estos dos huesos en la articulación.

Foto b: Rodilla derecha vista desde lateral donde se observa la ubicación del Menisco Lateral, interpuesto entre la tibia y el fémur.

Foto d: Fotografía del Menisco Interno de una rodilla derecha, como se ve en una artroscopia de rodilla. Se señala el Fémur, la Tibia y se observa el cartílago sano que recubre estos dos huesos en la articulación.

Menisco medial interno

Foto 1: Menisco Interno normal. Fotografía ArtroscópicaFoto 1: Menisco Interno normal. Fotografía Artroscópica

Este tipo de lesión es muy común en personas desde  los 50 años en adelante. Puede presentarse en personas que hagan algún tipo de actividad deportiva ocasional, recreacional o de cierta competición. También la encontramos a veces en personas de este grupo de edad sin mayores traumas o no necesariamente relacionadas con el deporte, y puede tener parte de su causalidad en suceptibilidad genética o rodillas que tienen un proceso de desgaste (Artrosis) en las cuales los meniscos son más “frágiles” y se pueden romper fácilmente.

Las lesiones meniscales degenerativas o por desgaste son muy comunes, el menisco ya no tiene las características de elasticidad adecudas y se fragmenta y se vuelve irregular y puede generar síntomas de bloqueo e inestabilidad y dolor, y puede requerir cirugía para remodelarlo y dejarlo con características anatómicas mejores, que pueden mejorar los sintomas, pero el problema de desgaste sigue y debe seguir siendo manejado

Foto 2: Fotografía Artroscópica de un Menisco Interno Rodilla Derecha, con lesión degenerativa (por desgaste), se observa en el fémur el  cartílago desgastado, irregular como se observa en una rodilla con artrosis.

Foto 3: Fotografía Artroscópica de un Menisco Interno Rodilla Derecha con lesión degenerativa (por desgaste), Foto 2,  luego de cirugía artroscópica en la que se remodeló el menisco (Meniscoplastia). Se observa perdida del cartílago del fémur con hueso expuesto, por Artrosis.

Lesión Meniscal Medial Inestable:

Las lesiones del menisco medial son más comunes en el cuerno posterior y cuando son inestables, sus fragmentos se mueven y ocasionan dolor, sensación de que la rodilla es inestable o flaquea, o sensación de que se traba o se bloquea.  Su tratamiento artroscópico permite dejar un menisco compacto, estable que sigue cumpliendo sus funciones de amortiguar, absorver cargas y proteger el cartílago articular

Foto 4: Fotografía Artroscópica de un Menisco Interno Rodilla Derecha con lesión inestable.

Foto 5: Fotografía Artroscópica de un Menisco Interno Rodilla Derecha con lesión inestable, Foto 4,  luego del tratamiento quirúrgico de meniscoplastia o remodelación meniscal.

Lesión Meniscal Medial “Asa de Balde” o Luxado:

Este tipo de lesión es muy común en Este tipo de lesión se presenta más como consecuencia de traumas rotacionales de la rodilla, giros forzados durante la práctica deportiva u otras actividades. Es más común en personas jóvenes. El menisco “se suelta” de su inserción en la cápsula de la articulación y se interpone entre el fémur y la tibia. Con frecuencia el paciente llega con la rodilla “bloqueada” , quiere decir que no la puede mover, por el fragmento de menisco que está interpuesto. El sitio del menisco donde se produce esta lesión, que se conoce como inserción capsular o periférica, es una de las pocas zonas del menisco que tienen irrigación, osea que le llega sangre. Por esta razón en este tipo de lesiones se puede suturar el menisco.

Foto 6: Fotografía Artroscópica de Rodilla Derecha, menisco interno con ruptura periférica y luxación de gran parte del menisco, que está interpuesto entre fémur y tibia. Rodilla Bloqueada

Foto 7: Fotografía Artroscópica de Rodilla Derecha, menisco interno con ruptura periférica y luxación de gran parte del menisco (Foto 7) luego de ser reducido y puesto en su sitio.  Se señala con flecha roja el área de inserción periférica que tiene irrigación sanguínea y puede cicartrizar con una sutura.

Consultorios

de

atención

Unidad Médica Cecimin

AK 45 # 104-76

Unidad Médica

Nueva Clínica del Country

Carrera 16A # 82-46

Bogotá Colombia

Tel: 571-3759333

Tel: 571-2960748

luferro_99@yahoo.com

http://www.cirugiaderodilla.com
Todos los derechos reservados 2019 CIV Publicidad SAS